El senador Antonio Anastasia elige el Día Mundial sin Coche (22 de septiembre) para presentar un nuevo proyecto de ley destinado a modernizar la Política Nacional de Movilidad Urbana de Brasil

Senador Antonio Anastasia, de Brasil

El senador brasileño Antonio Anastasia emitió una nota el 22 de septiembre de 2021 –cuando se celebra internacionalmente el Día Mundial sin Coche –, presentando el nuevo proyecto de ley de alcance nacional (PL 3278/21) que propone actualizar y modernizar el marco legal de la Política Nacional de Movilidad Urbana, con nuevas directrices para el transporte de pasajeros en Brasil.

El proyecto introduce o modifica más de 100 disposiciones de 18 artículos de la Ley n°12.587/12, que instituye u las directrices de la Política Nacional de Movilidad Urbana.

También modificó la Ley n°10.636/02, que regula los artículos 182 y 183 de la Constitución Federal, estableciendo directrices de política urbana; y la Ley n°10.257/01, que prevé la aplicación de recursos provenientes de la Contribución para la Intervención en el Dominio Económico – CIDE, recaudada sobre la importación y venta de petróleo y sus derivados, gas natural y sus derivados, y alcohol etílico combustible y creó el Fondo Nacional de Infraestructura de Transportes – FNIT.

Acceda al texto original de la proposición a través del enlace que aparece al final de este artículo.

DEBATE AMPLIO

La propuesta que desembocó en el proyecto de ley comenzó a estructurarse en el segundo semestre de 2020 por parte de la Asociación Nacional de Empresas de Transporte Urbano (NTU), que agrupa a los operadores de transporte urbano y metropolitano en autobús, y de la Asociación Nacional de Transportistas Ferroviarios de Pasajeros (ANPTrilhos), que agrupa a los operadores de servicios de transporte metropolitano. 

La idea original era que el gobierno federal asumiera la propuesta y enviara un proyecto de ley al Congreso.

El 22 de diciembre de 2020 se presentó un documento al respecto al gobierno federal, a través del Ministerio de Economía y el Ministerio de Desarrollo Regional.

Las dos entidades nacionales brasileñas del sector del transporte de pasajeros esperaban una respuesta antes del 30 de abril de 2021, pero ésta no llegó. Por ello, las entidades decidieron cambiar la estrategia de llevar a cabo este proceso y abrir el documento al debate con la sociedad. Y empezaron las negociaciones para que el senador Antonio Anastasia presentara el proyecto, lo que efectivamente ocurrió.

En julio, NTU y ANPtrilhos terminaron de discutir la propuesta con varias otras organizaciones, incluyendo la Asociación Nacional de Transporte Público (ANTP), el Foro Nacional de Secretarios de Movilidad Urbana, el Frente Nacional de Alcaldes (FNP), los “movimientos sociales”, a través del Instituto del Movimiento por el Derecho al Transporte Público de Calidad para Todos (MDT), además del Instituto de Defensa del Consumidor de São Paulo (IDEC), consultores independientes y académicos.

EL MOMENTO ADECUADO

Antonio Anastasia eligió el Día Mundial sin Coches para anunciar la existencia del nuevo proyecto de ley precisamente por el significado de la fecha: estimular la reflexión sobre el uso excesivo del automóvil y hacer que la gente pruebe medios de transporte alternativos, menos contaminantes y más sostenibles, que colaboren con la mejora de la calidad de vida de todos los ciudadanos.

Escribe en la nota: “Seamos sinceros y prácticos: no tiene sentido que el Poder Público diga a la gente que deje el coche en casa y coja el transporte público si este transporte no funciona o es tan precario que hace inviable el propio sistema. El mejor incentivo en este caso es un transporte público eficiente, rápido, cómodo y de calidad. Esto es lo que intentamos hacer posible con la presentación de esta propuesta”.

CALIFICACIÓN

Según Antonio Anastasia, el nuevo proyecto de ley propone la priorización de los corredores exclusivos y los carriles preferenciales para el transporte público en las vías urbanas y prevé la obligatoriedad de contrapartidas para los proyectos inmobiliarios y los eventos que causan carga a la movilidad urbana.

La nota explica que el proyecto de ley determina que la prestación de servicios de movilidad urbana debe cumplir unos requisitos mínimos de calidad, entre los que se encuentran la universalidad, la continuidad, la regularidad y los relacionados con los vehículos y las instalaciones fijas. Y que hay que tener en cuenta el servicio a los usuarios y las condiciones de funcionamiento y mantenimiento de los sistemas utilizados, de acuerdo con las normas reglamentarias y contractuales.

Por su parte, el Poder Público responsable debe garantizar las condiciones de accesibilidad de los usuarios a las paradas, estaciones y terminales que componen el sistema de transporte, además de habilitar espacios a lo largo de la red que permitan la integración modal entre los medios de transporte individuales y el sistema colectivo.

REGLAMENTO

En la parte reglamentaria, el proyecto también innova, según el senador. Establece, por ejemplo, que deben observarse principios como la transparencia y la independencia en la toma de decisiones, tratando de evitar la interferencia política y económica de las decisiones técnicas sobre movilidad en cada entidad de la federación.

La regulación del sector en cada entidad federativa también deberá establecer estándares y normas para la adecuada prestación de los servicios y para la atención a los usuarios; promover la mejora continua de los estándares de servicio y garantizar el cumplimiento de las condiciones y metas establecidas; y definir las tarifas públicas que pagarán los usuarios de los servicios, observando requisitos como la capacidad de pago, las necesidades de la población y el menor costo posible para el ciudadano.

La agencia reguladora también tendrá que establecer normas claras que cubran, por ejemplo, los requisitos de funcionamiento y mantenimiento de los vehículos; la expansión progresiva y los objetivos de calidad de los servicios y sus respectivos plazos; las hojas de cálculo de referencia para calcular los costes de la prestación de los servicios; la evaluación de la eficiencia y eficacia de los servicios prestados; la evaluación del nivel de satisfacción de los usuarios; las normas de servicio público y los mecanismos de participación, información y reclamación.

RED DE TRANSPORTE

El proyecto de ley también establece nuevos requisitos para los municipios. Tendrán que proporcionar al Gobierno Federal, cada seis meses, información sobre los sistemas de transporte público colectivo bajo su gestión para alimentar el sistema nacional de información; planificar e implementar las redes de transporte público colectivo con base en estudios técnicos y económicos confiables y de manera que sirvan, en primer lugar, al interés público; y garantizar el mantenimiento de la infraestructura y el mobiliario urbano utilizado por las redes de transporte público colectivo bajo su gestión.

Además, las unidades que conforman la federación (Municipios, Estados y el Distrito Federal) responsables de la gestión de las redes de transporte público deben garantizar sistemas eficientes de comunicación con la sociedad y de información a los usuarios disponibles en todas las paradas, estaciones y terminales. Para garantizar la eficacia de estas medidas, la propuesta vincula un mínimo del 60% de los recursos de combustible del CIDE a programas de infraestructuras de transporte que se aplicarán en zonas urbanas.

Antônio Anastasia concluyó su declaración escribiendo: “Buscamos ofrecer directrices generales para ayudar a los Estados y Municipios a mejorar la calidad de los servicios públicos de transporte y movilidad urbana. Se trata de un reto que hay que afrontar en todos los rincones del país, ya que una gran parte del tiempo de la gente se pasa en el transporte público. Cuanto más mejoremos este sector, que la mayoría de la población brasileña necesita mucho, más mejoraremos la calidad de vida de la gente”.

Acceda al texto inicial del proyecto de ley

Vea también

By