Transporte Colectivo: reconquista de la confianza y recuperación da la demanda. Por Roberto Sganzerla, especialista internacional en Marketing de Transporte y Movilidad Urbana

La gran mayoría de las empresas de transporte público han adoptado medidas de seguridad, al igual que otros sectores`como centros comerciales, supermercados, restaurantes, etc. Por lo tanto, el transporte público operado con “protocolos”, y los pasajeros haciendo su parte en la prevención, puede ser un medio seguro para la movilidad urbana.

Sin embargo, la llamada prensa convencional, especialmente la televisión, ha sido muy dura, y hasta irresponsable, con el transporte público, mostrando solamente los autobuses con muchos pasajeros en las horas pico, lo cual es inevitable en cualquier transporte masivo del mundo, pero no muestran los autobuses casi siempre vacíos. Autobuses vacíos son la mayoría, principalmente durante este período de pandemia. Así, etiquetan el transporte público como un lugar de gran riesgo de contagio, y no hay evidencia científica que respalde tales afirmaciones.

El periódico Tribuna, en Vitória, en la Provincia de Espírito Santo, Brasil, 20 de octubre de 2020, trajo un informe especialque presenta un estudio realizado por el Massachusetts Institute of Technology (EE. UU.) y la Universidad de Oxford (Inglaterra) [1] que sugiere que lugares como el transporte público, incluso con alta ocupación, presenta bajo riesgo de contagio, debido a las características del servicio: tiempo de viaje corto, espacio cerrado pero bien ventilado (ventanas abiertas), todos con máscara y no hablar, abrazarse, cantar, comer etc., además de todos los protocolos de seguridad que fueron implementados por las empresas operadoras.

En la misma línea, Feargus O’Sullivan, escritor colaborador de CityLab, que cubre Europa, en el artículo ¿El transporte público es menos riesgoso de lo que se pensaba? Informa que entre 9 de mayo y 3 de junio, ningún nuevo grupo de casos se asoció con el metro, tranvía o varias rutas de autobuses urbanos en Francia. Cuando Japón levantó su estado de emergencia, la mayoría de los grupos infectados estaban vinculados a gimnasios, bares y salas de karaoke.

No se encontró ninguno en los famosos trenes superpoblados del país, según O’Sullivan.[2]

También tenemos varios otros estudios e investigaciones internacionales, así como importantes trabajos ya realizados en Brasil, que muestran que el transporte público puede ser un medio seguro para la movilidad urbana.

En mayo de este año, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, epicentro del coronavirus en Estados Unidos, presentó una encuesta a 1.300 pacientes con Covid-19 en más de 100 hospitales. Los resultados mostraron que alrededor del 66% de las personas que estaban infectados por la enfermedad, estaban dentro de sus casas. Solo el 4% en el transporte público y 2% caminando. [3]

A fines de agosto, se publicó en São Paulo la encuesta serológica de la capital paulista realizada por la USP – Universidad de São Paulo y por la Alcaldía de São Paulo, donde se encuestaron 3.217 hogares, que muestra que en la ciudad de São Paulo hay mayor riesgo de contaminarse con el nuevo coronavirus, que causa de Covid-19, quien vive con cinco o más personas, que las que usan el transporte público[4]

Esta constatación  corrobora con otros estudios como el presentado por la periodista Roberta Soares en el artículo Tratando de disipar el miedo al autobús, publicado en el Jornal do Comércio, de Recife, Brasil, 4 de agosto de 2020, que señala que el transporte público no es un vector del coronavirus, según la encuesta de la Urbana-PE. [5]

El material demuestra que mientras el número de personas que utilizan el transporte público aumentó en la Región Metropolitana de Recife, el número de muertes y casos de coronavirus se redujo en la capital.

Lo mismo sucedió en la Grande Vitória, Área Metropolitana de la capital de la Provincia de Espírito Santo, Brasil, según informa Murilo Lara en el artículo Transcol: la repercusión del coronavirus en el transporte público, publicado por el diario A Gazeta de Vitória, 14 de agosto de 2020. [6]

“La encuesta realizada por el GVBus con datos de operación e información de la Secretaría de Salud del Estado (extraída el 11 de agosto), señala que, en la semana del 24 al 30 de mayo, el Transcol transportó 1.4 millones de pasajeros, mientras que en la Gran Vitória se registró 4.117 nuevos casos. En la semana del 26 de junio al 1 de agosto, la demanda transportada fue mayor: 1,7 millones de personas, y en la Grande Vitória confirmó solo 1.429 infectados”.

Un estudio publicado en septiembre de 2020 por la NTU, entidad nacional brasileña que representa las empresas de transporte por autobús, evaluó 15 sistemas de transporte público por buses, responsables de 177 municipios, y concluyó que no existe relación entre el número de pasajeros transportados y la variación en el número de casos del nuevo coronavirus. Vea.

#ESPACIOSSEGUROS

Christina Goldbaum informó recientemente en el periódico The New York Times, que en Japón, Francia y Austria no se encontró vínculos entre los brotes de Covid-19 y las redes de transporte público. [7]

Algunos modelos matemáticos también sugieren que el transporte público bien ventilado con el uso de máscara es menos riesgoso que otros sitios como un bar abarrotado y sin ventilación suficiente.

Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos, las actividades en las que las personas necesitan quitarse las máscaras, como comer en restaurantes, son más peligrosas. Según la agencia, es más seguro viajar en transporte público que incluso ir a salones de belleza. [8]

Si el transporte público fuera el principal vector de transmisión del Covid-19, los empleados del transporte público deberían estar entre los grupos con más contaminaciones  por coronavirus, solo superado por los profesionales de la salud que trabajan en hospitales, como algunos sugieren.

Sin embargo, este no es el caso en ciudades donde la operación de transporte público se está llevando a cabo con protocolos de seguridad que cumplen con las buenas prácticas y recomendaciones de las autoridades sanitarias para la prevención de la Covid-19.

La operadora de transporte público Noiva do Mar Mobilidade tiene 435 empleados en la ciudad de Rio Grande, en la Provincia de Rio Grande do Sul, Brasil, y transporta alrededor de 1 millón de personas por mes; esta empresa tenía hasta octubre, solamente 8 casos registrado desde el inicio de la pandemia, todos ellos ya recuperados. (Datos: 15/octubre/20).

En la ciudad de Porto Alegre, capital de la Provincia de Rio Grande do Sul, el índice de contaminación entre los funcionarios de las empresas de autobuses, es en promedio, 35% más bajoque de la población en general.(Dados: 15/outubro/20).


En la Región Metropolitana de Goiânia, Provincia de Goiás, los conductores de transporte público que se encuentran en primera línea y diariamente en los autobuses de la RMTC, tuvieron una tasa de infección de solo el 7%, según datos presentados en 27 de octubre de 2020 por las concesionarias de transporte público de Goiânia y región metropolitana. El índice es aproximadamente un 80% más bajo que la tasa de contaminación general en la ciudad, que se encuentra entre el 12 y el 13%, según los números cruzados desde el inicio de la pandemia y cerrado a fines de agosto por la Secretaría de Salud del Estado de Goiás (SES- GO) a pedido de CMTC. Según la secretaria de Salud, Fátima Mrué, no es posible demostrar que el transporte público sea un vector de contaminación.

En 1 de octubre de 2020, WRI Brasil publicó el artículo Transporte colectivo y transmisión de Covid-19: lo que dicen los estudios [9], donde afirma que las experiencias y los estudios indican que los autobuses y el metro no son los villanos del contagio por Covid-19, pero como cualquier espacio colectivo, requiere cuidados.

Brindar un servicio seguro implica adoptar una combinación de medidas: Ventilación adecuada para cumplir con el estándar de renovación de aire, Supervisión para respetar el uso de mascarillas y pautas de higiene y cuidado como evitar conversaciones y llamadas telefónicas, Viajes más rápidos a través de carriles exclusivos; Programación para diluir la demanda, Control del contagio en la población y entre los empleados del transporte público.

EL FUTURO DE LAS CIUDADES ES COLECTIVO

Vale la pena recordar que incluso en el contexto posterior a la pandemia, el futuro de las ciudades es colectivo, no individual.

Según el ingeniero Carlo Ratti, director del laboratorio de ciudades del MIT, en EE. UU., El uso del automóvil en tiempos de pandemia, visto como una opción “más segura” por algunos, puede conducir colectivamente a un caos urbano aún mayor en ciudades donde el tráfico ya es extremadamente problemático [10]

“Los coches son muy ineficientes en el uso de la infraestructura urbana. Si todos usaren automóvil, nadie se mueve”, concluye Ratti.

En la “nueva normalidad” el problema no está en el “colectivo”, sino en el “colectivo sin protocolos”.

LA RECONQUISTA DE LA CONFIANZA Y RECUPERACIÓN DE LA DEMANDA

De las diversas acciones que se están tomando en Brasil para recuperar la confianza del cliente y eliminar el miedo al uso del transporte público, especialmente para aquellos que lo necesitan, un ejemplo a seguir es el de la SEMOBI – Secretaría de Movilidad e Infraestructura del Gobierno del Estado de Espírito Santo, que, junto con las Empresas de Transporte Metropolitano de la Gran Vitória (GVBUS), desarrolló un vigoroso e integral Protocolo de Seguridad del Sistema Transcol, compuesto por un trípode estratégico de acciones que en conjunto conforman más de 40 medidas implementadas.

Protocolo de Salud Pública – 19 medidas; Protocolo Operativo – 15 medidas; Protocolo de sostenibilidad – 7 medidas.

Con el objetivo de dar a conocer el Protocolo de Salud Públicapara la prevención de la Covid-19 enel Sistema la Gran Vitória, el Gobierno de Espírito Santo desarrolló una campaña con las principales medidas del Protocolo, cuyo mensaje principal es: Mientras tú te cuidas pensando en el colectivo, nosotros cuidamos de los colectivos pensando en ti!

Se preparó un video muy bien producido, que narra de manera didáctica todas las acciones del Protocolo de seguridad en el transporte público. La versión para las redes sociales, tiene una duración de 1 minuto e 33 segundos, y otros dos videos con una duración de 1 minuto cada uno, para transmisión en 21 estaciones de televisión en la Provincia de Espírito Santo. Accede al video.

También se grabó un spot de radio de 1 minuto para su inserción en 46 estaciones de radio de la Provincia de Espírito Santo. Accede al archivo de áudio

MOMENTO DEL REGRESO

Pere Calvet, Presidente de UITP – Unión Internacional de Transporte Público, durante el mayor evento de transporte y movilidad realizado este año, en los días 7 y 8 de octubre –UITP LatinAmerica Week 2020 – Experiencia Digital, con más de 1,000 participantes de más de 50 países, dijo:

“Los estudios demuestran que el transporte público es seguro, siempre que se sigan las normas sanitarias. Necesitamos recuperar la confianza del pasajero de forma paulatina, pero es necesario que los medios de comunicación y los funcionarios de gobierno dejen de dar información dudosa a la población. Una estrategia de comunicación global es importante”. [11]

Por tanto, no podemos permanecer pasivos mientras se formaen la imaginación de nuestros clientes únicamente la versión sugerida por una parte de los medios de prensa. Necesitamos presentar el contrapunto, pues tenemos estudios consistentes, como los reportados en este artículo, entre otros, que demuestran que el transporte público operado con protocolos de seguridad puede efectivamente ser un medio seguro para la movilidad urbana.

Como dice el periodista brasileño Augusto Nunes, ¡los hechos no piden permiso a los periodistas para existir!

También necesitamos comunicar de manera más enfática que el transporte público será uno de los principales vectores para la recuperación de la economía, ya que el futuro de las ciudades es colectivo.

Así, reconquistaremos la confianza de los clientes y la recuperación paulatina de la demanda.


REFERÊNCIAS

1 – Tribuna on line

2 – In Japanand France, Riding Transit Looks Surprisingly Safe, FeargusO’Sullivan

3 – Mais de 66% dos novos infectados em Nova York estavam isolados em casa.

4 – Risco de contágio pela Covid-19 em transporte público é menor que em residências com cinco moradores ou mais, diz inquérito sorológico da capital paulista.

5 – Tentando afastar o medo do ônibus, Roberta Soares

7 – Transcol: a repercussão do coronavírus no transporte coletivo, Murilo Lara

8 – BBC NEWS, 10/09/2020

7 – Olhar Digital – Guilherme Preta, editado por Fabiana Rolfini, 11/09/2020

9 – Transporte coletivo e transmissão da Covid-19: o que dizem os estudos

10 – BBC NEWS, 10/09/2020

11- Mobilidade e transporte público no centro dos debates

You may also like

By