Once meses después del vandalismo, casi todas las estaciones ya están operativas

El Metro de Santiago informó que a partir de lunes,  14 de septiembre de 2020, la Línea 4 tiene 21 de sus 23 estaciones disponibles gracias a las reaperturas de San José de la Estrella, Los Quillayes y Elisa Correa, como parte de la tercera y última fase del proceso de reconstrucción de las estaciones que fueron dañadas en octubre de 2019.

Desde el 7 de septiembre, la Línea 5 ya contaba con la totalidad de sus 30 estaciones operativas debido a la apertura en esa fecha de la estación Laguna Sur, ubicada en la comuna de Pudahuel.

Con todas estas estaciones en funcionamiento nuevamente, Metro de Santiago rehabilitó 134 de un total de 136 estaciones, es decir, tiene el 99% de su red disponible, quedando solo por abrir Trinidad en la comuna de La Florida y Protectora de la Infancia en la comuna de Puente Alto.

“Con estas tres estaciones que volvemos a poner en servicio ya nos acercamos al final de un proceso de reconstrucción que ha sido largo y de mucho esfuerzo. Desde el comienzo los trabajadores de Metro han tenido como objetivo nítido, y gran motivación, poder devolverles a los vecinos sus estaciones”, afirmó el presidente de Metro, Louis de Grange.

La reapertura de las estaciones de Los Quillayes y San José de la Estrella, en la comuna de La Florida, favorece a sus más de 360 mil habitantes. La estación y Elisa Correa que está en el límite de esa comuna con Puente Alto. “Estamos hablando de un sector altamente poblado y que nuevamente podrá contar con alternativas de viaje que acortarán significativamente sus tiempos de traslados. Eso es lo que nos pone más contentos”, complementó el presidente de la compañía.

CARACTERÍSTICAS DE LAS OBRAS

Los trabajos en la estación San José de la Estrella consideró la reconstitución de aproximadamente mil 300 metros cuadrados de superficie; mientras que en Los Quillayes y Elisa Correa, consideraron dos mil 200 metros cuadrados de superficie cada una a nivel de accesos, interior de la estación, áreas técnicas y servicios.

En los accesos se volvieron a construir las boleterías, los recintos técnicos, operacionales y las salas administrativas, todas blindadas y con revestimientos no combustibles. Se restituyeron todos los sistemas: circuitos de alumbrado y fuerza, de control (sistema de torniquete entrada y salida) de comunicaciones (sonorización a pasajeros y comunicación con centro de control).

También se debieron reponer elementos sanitarios, de iluminación y de agua potable, así como también reparar los revestimientos. Además, se reconstruyó la estructura y cubierta de techumbre del edificio de las estaciones y que fueron afectadas por el fuego.

Como parte del proceso de reconstrucción, se mejoraron los estándares de seguridad: se reforzaron los accesos con portones especiales, se incorporó un nuevo sistema de monitoreo de cámaras en algunos accesos para mejorar la vigilancia en la estación y su entorno y se instaló un sistema de protección contra incendio en la pasarela que comunica el edificio de la estación con los andenes.

En el caso de Elisa Correa, además, fue necesario recuperar la pasarela que comunica con el lado oriente de Vicuña Mackenna, reponiendo pavimentos, iluminación, refuerzos con malla extra resistente y portones similares a los nuevos de acceso a las estaciones.

ASCENSORES AÚN NO OPERATIVOS

El comunicado de Metro de Santiago informa que en cuanto al funcionamiento de la estación, los ascensores aún no estarán operativos. “Lamentablemente, por el nivel de los daños y la complejidad de estas reparaciones, algunos de estos equipamientos requieren varias semanas y otros incluso meses para volver a estar en servicio”.

Mientras duren los trabajos, la recomendación a los pasajeros con movilidad reducida es que por favor traten de solicitar previamente asistencia al teléfono 800 540 800, para que reciban ayuda de los equipos de estaciones, o en los posible preferir otras estaciones en que sí están en servicio.

REAPERTURA E PANDEMIA

El Metro de Santiago señala en su  comunicado que las reaperturas de San José de la Estrella, Los Quillayes y Elisa Correa, en el actual contexto en que varias comunas han comenzado a avanzar en el plan de desconfinamiento, significan una importante alternativa de desplazamiento a los más de 360 mil habitantes de la comuna de la Florida que deben necesariamente salir de sus casas, contribuyendo a viajes más cortos y a la descongestión.

Desde marzo Metro ha desarrollado planes preventivos ante el Covid-19 que consisten en la sanitización sistemática de las superficies de trenes y estaciones con amonio cuaternario y también con un producto de larga duración basado en biotecnología, el cual elimina diversos patógenos como el coronavirus por 90 días.

También está desplegando una campaña educativa con mensajes de autocuidado por todos sus canales de comunicación a pasajeros que refuerzan, entre otros, el correcto uso de la mascarilla y el lavado de manos antes y después de los viajes.

A medida que algunas comunas de la capital van pasando a distintas fases, Metro Santiago siegue aumentando gradualmente la oferta de transporte.

En la primera semana de septiembre el sistema ha superado los 700 mil pasajeros diarios, un 25% de lo que transportaba en misma fecha el año 2019, mientras que nuestra oferta de trenes disponibles es mucho mayor, llegando al 90%. Para el Metro de Santiago, a medida que la ciudad siga retomando sus actividades, habrá más personas en la red. Por eso la compañía considera importante el trabajo de sanitización en marcha y recomienda que se siga respetando el uso obligatorio de la mascarilla, medida que es clave para reducir las posibilidades de contagio.

Vea también

By