Vida o economía: un dilema falso. Por Valeska Peres Pinto, arquitecta y urbanista, coordinadora del Programa Mejores Prácticas de la UITP América Latina

A qué sirve explorar un falso dilema, ¿una falsa oposición? Esta pregunta permanece en silencio. Defender vidas significa defender lo que no es reemplazable. Los muertos no regresarán y no contarán en la recuperación del país, ni económica ni socialmente.

Para el sector del transporte público que continúa trabajando, este dilema es aún más incomprensible. Todos los días, el sector garantiza servicios y expone a las personas al riesgo de contagio: usuarios y trabajadores.

Las experiencias de otros países señalan que salvar vidas es importante para recuperar la economía. Entre ellos se encuentran aquellos sectores que no se han detenido, a pesar de que han acumulado pérdidas y deudas.

La pandemia abrió nuestras fracturas y desigualdades, que van más allá de la dimensión continental de nuestro país. Estas fracturas y desigualdades están presentes en nuestras metrópolis, en nuestras regiones metropolitanas, que aún carecen de una coordinación efectiva.

En este contexto, garantizar la movilidad urbana manteniendo el transporte público en funcionamiento es la condición necesaria para minimizar, si no resolver, los efectos de estas fracturas, garantizando las vidas que serán importantes para reconstruir nuestra sociedad económica y socialmente.

Vea también

By