Impactos de la pandemia en la movilidad urbana: preguntas en búsqueda de respuestas. Por Jurandir Fernandes, ingeniero, presidente de la UITP América Latina

La velocidad de la pandemia nos ha traído incertidumbre y con ello la inseguridad de cómo se verá afectada la movilidad urbana. Estamos buscando respuestas sobre qué caminos tomar, qué cambios considerar. Sin embargo, existe una certeza: para que podamos recorrer los caminos futuros de la movilidad urbana, debemos, en primer lugar, preservar su columna vertebral: el transporte público colectivo y toda la cadena productiva del sector.

Estamos experimentando una pandemia en salud y un pandemónium endémico en la economía. El Ejecutivo, el Legislativo y el Poder Judicial nos empantanan en un creciente déficit fiscal, y se imponen responsabilidades unos a otros, sin respaldo económico. Los alcaldes dejan de pagar la Seguridad Social y los gobernadores se endeudan y al mismo tiempo suspenden los pagos de antiguas deudas.Algunos gobiernos federales en América Latina anuncian la liberación de miles de millones, que en algunos casos permanecen agrupados en los bancos, que tienen restricciones a prestarlos, alegando el riesgo de incumplimiento por parte de las empresas del sector.

Alto es el riesgo de quiebra general por parte de los operadores de transporte público. Con sombrero en mano, los transportistas y titulares de permisos suben y bajan los pisos de los tres niveles de gobierno en busca de recursos para sobrevivir. Además de la brutal caída de pasajeros impuesta por la pandemia, las normas sanitarias impusieron nuevos costos para la higiene y el suministro de EPP a sus empleados.

En los niveles inferiores, donde reside la responsabilidad del transporte público, según la Constitución, en la mayoría de los países de America Latina, los alcaldes envían a los operadores a los pisos superiores. En la parte superior, el Gobierno Federal y Central dice que se proporcionarán recursos financieros a los municipios que deben definir cómo asignarlos entre las actividades esenciales. Con la caída de los ingresos locales, ¿quedará algo para que el alcalde distribuya a los transportistas? Lanzar los pagos de impuestos, así como pagar el financiamiento a futuro, ha sido la única salida. Los que sobrevivan tendrán millones de deudas para negociar, en un escenario de crisis económica, en la reanudación de las actividades después de la pandemia.

Por otro lado, existe un consenso de que la pandemia abrió las desigualdades sociales en nuestros países. ¿Cómo podemos seguir ignorando la falta de saneamiento básico en nuestras ciudades? ¿Cómo aceptar familias apiladas en cubículos sin agua potable? ¿Cómo podemos ignorar la importancia de la educación básica a tiempo completo para nuestros hijos? ¿Cómo podemos seguir ignorando la precariedad de nuestros sistemas de salud reportados décadas antes de la pandemia? ¿Cómo podemos ignorar que millones de familias están completamente sin ayuda del Estado, muchas de ellas rehenes del tráfico y las milicias? Si eso no fuera suficiente, todo esto sucede junto con el desguace de una infraestructura precaria, mal mantenida e irreparablemente expandida, que vive con obras inútiles o inacabadas, graneros de corrupción e incompetencia.

La pandemia también abrió la urgencia de cambios estructurales en la sociedad latinoamericana. Nuestras instituciones estatales (ejecutivas, legislativas y judiciales) se rigen por leyes arcaicas, en su mayoría,  que prohíben reformas o innovaciones, además de comprometer la eficiencia de los órganos de gestión. Nada es por acaso. Quienes se benefician de esta situación están representados en los ayuntamientos o asambleas legislativas a través de parlamentarios que a menudo definen los nombres de los agentes públicos en el sector del transporte. Esto ocurre a la intemperie, incluso en las ciudades más importantes del país, y lo peor, bajo la conformidad de una gran parte de la sociedad.

A pesar de todo esto, la sociedad ha estado cambiando. Los nuevos modelos de negocio, provocados por la revolución digital y sus derivados, dieron lugar a nuevos comportamientos que redefinieron nuevas formas de convivencia y consumo. Si es posible, las personas prefieren pagar por el servicio en lugar de comprar el producto. Quieren ser transportados sin tener que tener un automóvil, estacionado la mayor parte del día.

Antes de la pandemia ya había evidencia de nuevos tiempos. De repente, todo se aceleró: home office, coworking, cohome, delivery, e-commerce, webinar, lives, podcasts, streaming. Tan rápido que en muchos casos todavía estamos buscando nombres equivalentes en nuestro idioma.

¿Pensaremos más en la sostenibilidad del planeta que en el consumo individual? En lugar de poseer, ¿comenzaremos a compartir espacios, bienes y servicios? ¿Deben recrearse espectáculos al aire libre, conciertos, teatros, turismo, hoteles y restaurantes? ¿Continuarán creciendo las compras en línea y los servicios de entrega a tasas de dos dígitos?

Ante todos estos posibles cambios, ¿cómo demostrar la importancia del transporte público, incluso para la salud pública? ¿Cómo debemos actuar para que la sociedad tome conciencia de que los problemas ambientales no desaparecerán con el fin de la pandemia? Por el contrario, las agresiones al medio ambiente continuarán y los debates volverán con más intensidad, ya que la cuarentena nos trajo días sin contaminación, lo que demuestra que es posible tener ciudades saludables.

En el transporte público, ¿las demandas volverán a qué niveles? ¿Cómo ajustar el número de pasajeros en el transporte público si se establecen nuevos estándares de salud? ¿Seguiremos gestionando la oferta sin gestionar la demanda? ¿Hay espacio operativo para un aumento de la oferta en las magnitudes recomendadas por las medidas sanitarias? ¿Cómo se financiaría esta “super” oferta?

¿Cómo gestionar la demanda? ¿Cómo aplanar los volúmenes máximos mediante políticas de tarifas o emisión de boletos franja horaria? ¿Cómo adaptar nuestros modales a los nuevos tiempos? ¿Cómo intensificar el uso de aplicaciones en el transporte público para aumentar la eficiencia de la oferta?

Nunca las fronteras físicas y sociales, definiendo territorios y personas, han sido tan inútiles y vulnerables. Nada obstaculizó el avance planetario de un ser mortal microscópico que irónicamente se expandió y se multiplicó haciendo autostop y de mala gana al ser vivo más ilustre del planeta.

Todo y todos han sido afectados y tendrán mucho que repensar, ya sean naciones ricas o pobres, organizaciones sociales, públicas o privadas, empresas arcaicas o innovadoras, microempresas o gigantes multinacionales.

Los escenarios económicos son muy negativos en toda América Latina, y vamos ir sabiendo los números correctos en las próximas semanas. Por ejemplo en Brasil indican una recesión del 5% al 8% para este año y un crecimiento optimista del 3% en 2021. El déficit primario alcanzará USD $ 100 mil millones, acercando la relación deuda/PIB a 100%. Volveremos al principios de la última década, cuando incluso sin la pandemia, ya habíamos tenido déficits primarios desde 2014. Existe una gran falta de conocimiento sobre el estado de las macroeconomías nacionales, lo que lleva a grandes porciones de la población a creer que todo se resuelve solo con “voluntad política”, ya que les gusta hacer alarde de quienes están en eterna cuarentena intelectual.

You may also like

By