Una investigación de Mastercard muestra que jóvenes de cinco países latinoamericanos prefieren usar dispositivos móviles para hacer pagos

MÁRCIA PINNA RASPANTI

La mayoría de los jóvenes brasileños utiliza sus dispositivos móviles para hacer pagos, señala la investigación realizada por Mastercard en asociación con Kantar, divulgada en julio durante el evento Mastercard Minds.

Con el objetivo de entender las actitudes de los consumidores jóvenes con relación al dinero, VocaLink, que pertenece al grupo Mastercard, elaboró un estudio sobre las actitudes y los comportamientos de los jóvenes entre 18 y 35 años, incluyendo Perú, Brasil, Argentina, Chile y Colombia, e hizo un mapeo especial de su relación con la tecnología y con el dinero.

Entre los resultados vemos que el 77% de los jóvenes peruanos todavía usa dinero para pagar las cuentas de su día a día, mientras que en Colombia este índice llega al 92%. Chile y Brasil son países con resultados menores: 67% y 68%, respectivamente.

Sin embargo, de acuerdo con el análisis, el 64% de los jóvenes realizan a menudo o de forma ocasional pagos por medio de aplicaciones, mientras que el 57% hace esto en navegadores móviles.

EL TEMA EN BRASIL

Los jóvenes brasileños están adoptando con entusiasmo las nuevas tecnologías, impulsando los avances en los pagos y creando una demanda mayor por más disponibilidad y confiabilidad.

Los smartphones se han convertido en una herramienta valiosa para la gestión financiera de este público que valora el control ofrecido por los pagos a través de dispositivos móviles.

Más de las mitad de los encuestados cree que la transferencia y confirmación inmediatas son uno de los beneficios más importantes de este medio de pago, mientras que el 47% destaca la facilidad del uso “en movimiento” y el 42% afirma que las plataformas móviles ofrecen una alternativa importante en los momentos en que no llevan la billetera.

Según el estudio, la barrera más relevante para realizar pagos con dispositivo móvil es la tasa de aceptación, el 41% afirma que “no existen tiendas suficientes que acepten pagos con dispositivos móviles”.

Otros obstáculos significativos para el uso de este tipo de pago son los temas relacionados con el dispositivo: el 40% estaban preocupados con lo que pasaría si perdieran el teléfono y el 38% afirmó que la duración de la batería podría ser una barrera potencial para el uso.

Según la encuesta, a los brasileños son los que más les gusta que los vean usando nuevas tecnologías, el 23% afirmó que “no vive sin el celular” mientras que en otros países este promedio es del 12%.

Los jóvenes brasileños demostraron un profundo interés en nuevos servicios que faciliten sus vidas. Cerca del 80% cree que “sería conveniente tener más funcionalidades en la misma aplicación”, y al 68% le parecería útil usar su smartphone para pagar todas las formas del transporte público.

OTROS PAÍSES LATINOAMERICANOS

En otros países de América Latina, el comportamiento es similar. Entre los argentinos, el 72% dice que les gustaría poder usar el celular para pagar todos los tipos de transporte público.

Colombia presenta los resultados más altos en este punto: el 78% de los colombianos considera útil el pago del transporte público vía celular, de hecho, el 56% considera este funcionalidad “sumamente útil”. En Chile, el 71% respondió positivamente, aunque esto tal vez esté limitado por la aceptación más que por la funcionalidad de pago móvil.

OTROS PUNTOS

El análisis también demostró que a pesar de que el dinero en efectivo todavía domina las transacciones de bajo valor, las tarjetas se utilizan para pagos de más valor, como muebles.

Los pagos con tarjeta de crédito se han convertido en un serio rival de los billetes en compras del día a día. En algunas categorías de compras, las tarjetas de débito y de crédito ya excedieron el dinero en efectivo. Por ejemplo, el 63% de los jóvenes señalaron que utilizan tarjetas para pagar compras semanales de supermercado, mientras que el 61% usa el dinero y el 63% usa tarjetas cuando sale a comer afuera, comparado con el 60% que usa dinero.

Para una gran parte de los entrevistados, la tecnología podría facilitar el proceso de compra. Casi dos tercios dijo que sería útil tener todos sus puntos de fidelidad y de recompensas conectadas al smartphone y el 73% aprobó la existencia de tiendas sin checkout, en las cuales los consumidores simplemente agarran los ítems que quieren y salen, mientras se les cobra de su sistema de pago preaprobado. Además, al 50% le gustaría poder dividir el costo de una compra con otras personas – una comida compartida, por ejemplo, en el momento del evento.

Vea también

By