Transporte urbano en la era digital: nuevos servicios que demandan modernidad. Por Anderson Benino.

ANDERSON BENINO*

El ciudadano digital exige, cada vez más, que las empresas perfeccionen sus servicios, lo que incluye el transporte urbano. En este aspecto, el concepto de movilidad urbana debe adaptarse a la economía digital, brindando a las ciudades modernas una infraestructura acorde con las demandas y las necesidades de sus habitantes.

Para que este cambio se transforme en realidad, es necesario reducir los tiempos de viaje, minimizar los costos e integrar diferentes medios de transporte y de pago. Eso solo se logrará mediante la adopción de sistemas integrados de pago, así como con soluciones eficientes de gestión de flota y plataformas de información para el usuario de última generación.

Y cuando hablamos del sistema integrado de pago, la propuesta es usar una cobertura amplia de red comercial de carga, o sea, puntos de venta y máquinas de autoservicio.

Además, es fundamental expandir el sistema para que pueda pagarse con tarjetas en las modalidades crédito o débito y también mediante las nuevas tecnologías, usando dispositivos inteligentes (teléfonos inteligentes, wearables) y aplicaciones de pago, que no exigen una red de recarga física y específica, lo que facilita la vida del usuario al tiempo que ofrece conveniencia y más cobertura a la red de transporte.

Para apoyar estos medios de pago, se necesitan un fuerte sistema de procesamiento y una plataforma tecnológica y de seguridad de la información sólida, que transmitan al sistema central todas las informaciones sobre el viaje y la tarifa pagada, de acuerdo con el registro de las transacciones realizadas.

Además, el proveedor de tecnología debe ser capaz de realizar la compensación de transacciones, que consiste en las validaciones de todos los pasajes que pagan y los que tienen beneficios parciales o totales, así como la distribución del cobro entre los múltiples operadores, de acuerdo con los contratos establecidos.

Todos estos sistemas, a su vez, requieren una plataforma tecnológica sólida, que demande una serie de elementos que incluyan infraestructura ad-hoc y software especializado: validadores, zonas pagadas, tótems y terminales de carga y autoservicio, tarjetas, herramientas de software, servidores, bases de datos, data warehouses, antenas, sensores y equipamientos de inspección, entre otros. Todo eso, a su vez, debe contar con servicios de apoyo y mantenimiento especializados.

En forma paralela, debe haber avances en la concepción e implementación de soluciones innovadoras para controlar la evasión, entre ellas el mapeo eficiente y autosostenible de “zonas de pago”.

Los proveedores de tecnología que han trabajado intensamente en esta evolución prueban constantemente soluciones acordes con los nuevos requisitos de los usuarios y las nuevas herramientas digitales que van surgiendo. El foco es aplicar diferentes elementos que se traduzcan en un mejor servicio para el usuario, que debe ser el centro de cualquier sistema de transporte moderno. (Texto escrito en agosto de 2018).

ANDERSON BENINO es gerente de Desarrollo de Negocios de Transportes de Sonda, empresa latinoamericana de soluciones y servicios de tecnología, que tiene un centro de competencia en Chile para la aplicación de proyectos digitales de movilidad urbana.

You may also like

By