En la Ciudad de México, sistema basado en puntos y trabajo comunitario reemplazará las multas en dinero en los casos de infracciones detectadas con fotorradares

La Secretaría de Movilidad del nuevo gobierno de la Ciudad de México, dirigida por Andrés Lajous, implantará en los primeros cien días de gestión – es decir, hasta principios de marzo de 2019 – un sistema basado en puntos y trabajo comunitario (con ‘sanciones cívicas’), que reemplazará las multas en dinero en los casos de infracciones detectadas con fotorradares.

La novedad es parte del Programa Estratégico de Movilidad de la Ciudad de México 2018-2024, adoptado por el gobierno de la alcaldesa Claudia Sheinbaun Pardo, yque tiene como unode los objetivos declarados ‘disminuir el número de víctimas de incidentes de tránsito’.

Los datos más recientes respecto este tema, disponibles en un sitio específico del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), muestran que la capital mexicana registró 193 accidentes de tránsito fatales en 2017.

No hay datos sobre el total de muertos en estos accidentes; los números más recientes se refieren a 2016, cuando hubo 227 muertos, lo que significa un aumento del 8% con relación a los resultados de 2015, cuando se constataron 210 víctimas fatales, pero hubo una caída significativa – de un 27,2% – con relación a los resultados de 2014, cuando el número de muertos fue 312.

En 2017, se registraron 2381 heridos en accidentes de tránsito, incluyendo aquellos que tendrán secuelas graves e irreversibles; este número significa una caída de un 15,7% con relación a los resultados de 2016, cuando el número de heridos fue 2825.

DOCUMENTO

Para explicar el nuevo sistema, se lanzó el documento titulado Fotocívicas: nuevo sistema comunitario de puntos y trabajo comunitario, que muestra justamente que la nueva práctica sustituirá las multas en efectivo en los casos de infracciones detectadas con radares fotográficos.

Dice el documento (al cual se puede acceder a través del enlace al final de esta nota) que el número de puntos que se van a descontar dependerá de la gravedad de la infracción. En el caso de otras infracciones, se mantendrán las sanciones monetarias pero está en evaluación de qué los montos serán.

El texto sostiene que, en experiencias internacionales, los radares de control de velocidad han demostrado ser una buena herramienta de prevención, pero destaca que: “Su implementación en la Ciudad de México ha perseguido fines recaudatorios en el marco de un modelo de negocio extremadamente opaco” y añade: “El nuevo sistema de fotorradares no significa la eliminación de la tecnología, sino su aplicación en un contexto de transparencia, avalado por criterios técnicos y orientado al cambio de conductas”.

Con 22 páginas, ilustrado, el documento señala deficiencias del sistema de radares y foto multas adoptado en la Ciudad de México, diceque el nuevo esquema de sanciones está orientado a cambiar conductas, explica el proceso de cambio de foto multas a puntos y el trabajo comunitario y cómo será el funcionamiento del nuevo sistema de ‘sanciones cívicas’.

Otros contenidos del documento son una tabla de equivalencias, las 10 reglas del buen conductor, explicaciones sobre el periodo de transición y cuáles multas siguen siendo monetarias además de un conjunto de preguntas y respuestas frecuentes sobre la nueva sistemática.

Vea el documento (en español)

 

By