Tres empresas concesionadas de transporte público compraron el 34% de los bonos de carbono forestal que lanzó la Secretaría del Medio Ambiente de CDMX

Tres empresas de transporte público concesionado adquirieron 1,336 de los 3909 bonos de carbono forestal que lanzó la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México (Sedema) al mercado financiero. Un nota del gobierno de la Ciudad de México informa que la iniciativa tiene el propósito de compensar sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) generadas por estas empresas en sus operaciones.

Dice la nota que las empresas concesionadas Vanguardia y Cambio, Conexión Centro Aeropuerto y Corredor Insurgentes adquirieron, en conjunto, el 34 % de los bonos. Los recursos obtenidos serán depositados en el Fondo Ambiental de Cambio Climático para el financiamiento de acciones de conservación y mantenimiento del Ejido de San Nicolás Totolapan.

En México, ‘ejido’ es una sistemática de posesión y uso de la tierra por parte de una comunidad de personas, institucionalizada después de la Revolución Mexicana, y que está descripta en la Ley Agraria (26 de febrero 1992), que reglamenta el artículo 27 Constitucional en materia agraria.

Por lo tanto, además de promover el desarrollo con baja intensidad de carbono, como lo establece el Programa de Acción Climática de la Ciudad de México 2014-2020, las acciones buscan atender las necesidades de las comunidades rurales y fomentar la conservación de los bosques.

EMISSIONES Y EL MECANISMO DE COMPENSACIÓN

El transporte es el sector con mayor generación de emisiones de gases (GEI), de acuerdo con el Inventario de Emisiones 2016, donde se muestra que los autobuses concesionados ocupan el segundo lugar en emisiones de bióxido de carbono equivalente, con 563 mil toneladas de emisiones, mientras que los microbuses producen 880 mil toneladas.

La nota señala la importancia de que este sector participe de manera activa en acciones que promuevan el desarrollo sustentable y buenas prácticas que pueden replicarse en las distintas rutas de transporte colectivo que operan en nuestra ciudad.

La emisión de bonos de carbono forestal es un mecanismo financiero que ayuda a mitigar las emisiones de gases (GEI) causantes del cambio climático. La Ciudad de México es la primera entidad de Latinoamérica en hacer uso de este instrumento, el cual fue registrado ante el Climate Action Reserve (CAR) del estado de California.

Cada bono forestal equivale a 1,000 kg de carbono capturado de la atmósfera, que se puede vender y comprar, y al mismo tiempo, mantener los árboles que lo capturaron en pie. De enero de 2017 a agosto 2018, se lograron capturar en el bosque del Ejido, un total de 10 mil 235 toneladas de bióxido de carbono, cantidad de emisiones equivalente a la que generan 3,239 automóviles particulares durante un año.

Vea también

By