Empresas brasileñas de transporte de fletamento discuten innovación, legislación, accesibilidad en los vehículos y gestión

MÁRCIA PINNA RASPANTI

La Federación de las Empresas de Transportes de Pasajeros por Fletamento del Estado de San Pablo (Fresp) realizó en alianza con la Asociación Nacional de los Transportadores de Turismo y Fletamento (Anttur), la 19ª edición del Encuentro de las Empresas de Fletamento y Turismo y el BrasilFret 2018 entre los días 27 y 30 de septiembre, en Foz de Iguazú, en Paraná, al sur de Brasil, integrada a Ciudad del Este en Paraguay y a Puerto Iguazú en Argentina.

Con el tema Conocimiento: La Clave para nuevas Oportunidades, más de 250 participantes discutieron una serie de cambios que se están dando en el día a día de las empresas: el uso compartido de vehículos, el avance de las tecnologías y la búsqueda de un servicio diferenciado.

Para Regina Rocha, directora ejecutiva de Fresp, el encuentro fue un éxito. “Se debatieron ampliamente los temas más relevantes para nuestro sector. Los empresarios se sintieron llamados a innovar. Tenemos grandes retos, como el exceso de reglamentación y la propia situación del mercado, que se encuentra en un compás de espera. En este momento, estamos en un impasse en la adquisición de vehículos accesibles. Las montadoras no pueden fabricar más ómnibus sin la plataforma elevadora, un dispositivo que sube el costo del vehículo. Y los empresarios cuestionan la necesidad de disponer de una flota accesible porque no hay una demanda para esto”, dijo.

Desde julio de 2018, todos los ómnibus carreteros brasileños tienen que salir de fábrica equipados con plataformas elevadoras, para atender usuarios con movilidad reducida. Las normas deberían haber entrado en vigor en 2015, pero se fue posponiendo. Los empresarios de fletamento quieren que se flexibilice la obligatoriedad, ya que los vehículos accesibles son más caros y hay poca demanda en los servicios de fletamento.  “Es difícil cambiar la ley pero estamos tratando de mostrar que la realidad de nuestro segmento es diferente. Ofrecemos un servicio privado, no nos pueden obligar a hacer algo que nos perjudica”, afirmó Silvio Tamelini, presidente de la Fresp.

Por ley, las empresas de fletamento sólo necesitan tener una flota totalmente accesible a partir de enero de 2020. “Es un derecho nuestro, ya que la ley establece este plazo para el sector. El problema es que los fabricantes no pueden vender más vehículos sin la plataforma elevadora. ¿Qué haremos para renovar la flota? Tenemos que definirnos porque este impasse está perjudicando inclusive a la industria de ómnibus”, cuestionó Tamelini. El presidente de la Fresp espera que la Agencia Nacional de Transportes Terrestres (ANTT) – autarquía federal cuya finalidad es regular, supervisar y fiscalizar las actividades de prestación de servicios y de explotación de la infraestructura de transportes – apoye al sector en la lucha para adaptar la legislación.

El superintendente de transporte de pasajeros de la ANTT, João Paulo de Souza, se mostró a favor de las demandas del sector. “La posición de la agencia es apoyar la accesibilidad. No obstante, es necesario considerarla desde el punto de vista económico. Entonces, en el caso del fletamento, la agencia considera que dependiendo del contratante y del contratado se negocie la necesidad de un vehículo accesible o no, en vez de que sea una obligación a priori. Ya en el servicio regular, que tiene atención difusa, es necesario que se implante la accesibilidad de forma general, pero que se haga de manera gradual”, informó Souza.

De acuerdo con él, hace dos meses la ANTT le envió a la Casa Civil de la Presidencia de la República la evaluación de que el sector de fletamento se debe considerar de forma separada en este requisito, porque la demanda es diferenciada. “También creemos que para las líneas regulares es necesario que la adaptación a la ley se dé de forma gradual. No podemos dejar de considerar el impacto económico que tendrá en las empresas la adquisición del dispositivo retráctil”, completó.

El sector todavía espera una reanudación más efectiva del mercado. “El primer semestre, las empresas estaban más optimistas, pero una serie de factores ha influido en la economía de una forma negativa, como la huelga de camioneros, el Mundial, y sobre todo, la indefinición en la política debido a las elecciones. El fletamento continuo ha sufrido mucho con la retracción económica, mientras que el turismo terrestre se ha mantenido más estable”, informó Rocha.

TECNOLOGÍA

Souza cree que es necesario disminuir la reglamentación excesiva que rige el sector. “Hoy en día, la misión principal de la ANTT en las áreas que regula es reducir el fardo regulatorio, que consiste en la reducción de reglas que no sean necesarias o esenciales y también la transformación de reglas en mecanismos de entrada para determinada entidad económica o mecanismos de mantenimiento en esta actividad que sean menos onerosos desde el punto de vista financiero y económico. Por ejemplo, estimular la integración de la base de datos de la administración federal o estatal, evitar que la empresa presente certificados, manuales, crear esta integración y reducir este fardo”, dijo.

La certificación electrónica es una alternativa positiva para ANTT. “Hay que hacer los controles de forma automatizada. Brasil está implantando la ICP (Infraestructura de Llaves Públicas Brasileñas), que es una certificación que hace automática la información si aquel documento es válido o no y posibilita la utilización del documento electrónico. En el futuro, Brasil migrará a la creación del documento único de transporte, por ejemplo”, comentó. Según el superintendente, el uso de la tecnología reglamentada es una tendencia que puede contribuir con la reducción del fardo regulatorio de la agencia.

Jurandir Fernandes, presidente de la División América Latina de la Asociación Internacional de Transporte Público (UITP, sigla en inglés), recordó lo importante que es que el mercado acompañe las tendencias que trae la tecnología y los cambios en el modelo de negocios. El especialista afirmó que la movilidad ya se ve impactada por innovaciones como la inteligencia artificial, la robótica, blockchain, los coches automáticos, eléctricos y las aplicaciones para transporte. “No podemos ser indiferentes a lo que está ocurriendo. Lo importante es buscar conocimiento y encontrar las oportunidades que esta evolución de la tecnología proporciona”, alertó.

Fernandes afirmó que el sector de fletamento puede encontrar diferentes nichos de mercado si está atento a los cambios en el perfil de los usuarios. En su opinión, “las empresas de este segmento pueden proporcionar servicios más personalizados y más placenteros para el usuario, con horarios flexibles, pero previsibles. Estas son las demandas de las personas en la actualidad: personalización de servicios y productos, además de comodidad. La tecnología ha evolucionado muy rápido, los pasajeros viven esta realidad y se han vuelto más exigentes”.

Martinho Moura, presidente de Anttur, resaltó que hoy no basta que la empresa ofrezca un servicio correcto, porque las exigencias son cada vez más amplias. “Es necesario pensar en movilidad y sostenibilidad. Actualmente, no podemos ser solo buenos con el pasajero, también tenemos que contribuir con la mejora de las ciudades. Tenemos que entender este mundo conectado y tecnológico que se transforma rápidamente.

La directora ejecutiva de la Fresp afirmó que el objetivo de estos eventos promovidos por Fresp es agregar conocimiento a las empresas del sector. “Buscamos mostrar cómo la innovación puede impactar en los negocios. La tecnología, que ha revolucionado el mercado, aún es un tema complejo para las empresas de fletamento. Tenemos que incluirla en el día a día. Es importante descubrir nichos nuevos y usar las innovaciones para apalancar oportunidades.”

CHARLAS

El encuentro también contó con una serie de charlas.Edélcio Tirado Ludovice, ingeniero especializado en seguridad laboral y consultor empresarial del sector de transporte, abordó las cuotas del menor aprendiz y los discapacitados en las empresas de fletamento y señaló las oportunidades que estas obligaciones legales le pueden traer a las empresas. “Una dificultad que existe es formar conductores con el programa Menor Aprendiz en un período de dos años, porque es poco tiempo para que un profesional esté habilitado de forma adecuada.”

Robson Rodrigues Pereira, doctorando en teoría económica en la Universidad de San Pablo (USP), abordó el tema “Economía, Escenario y Tendencias” destacando las perspectivas para el sector de transportes. “Las ventas de ómnibus crecieron un 27% en el mercado interno. Otro factor positivo es el desempleo que redujo los salarios. Las oportunidades para el fletamento empiezan a crecer en el segmento de servicios, mientras que la industria va reaccionando lentamente.” De acuerdo con lo que mencionó, los factores de riesgo para las empresas son: el precio del petróleo, el costo de la energía y la nueva tabla de fletes en el transporte de cargas.

La tecnología en la gestión de negocios fue el tema que trató Sidney Severini Júnior, especializado en herramientas de gestión y consejero de administración certificado por el Instituto Brasileño de Gobernanza Corporativa (IBCG). “La innovación presupone la disposición para correr riesgos. Hay que usar la base de datos de la empresa para que ayude en la toma de decisiones, es decir, la tecnología debe contribuir con la gestión del negocio. La herramienta de gestión depende del perfil de cada empresa, hay que evaluarlo con cuidado”, afirmó.

Luís Rasquilha, CEO de Inova Consulting, con experiencia de consultoría en Europa, África, EE.UU. y América del Sur, ha trabajado como consultor en 10 de las 50 empresas más innovadoras del mundo, discutió sobre si las empresas realmente están preparadas para las tendencias del futuro. “Hoy, las personas están conectadas y esto cambia todo. Sufrimos transformaciones que no tienen relación solo con los negocios, sino también con la conectividad. Y Brasil es el cuarto país más conectado del mundo. Por eso, debemos actuar con base en el pensamiento crítico y en la creatividad. Tenemos que entender que el poder ahora está con el cliente y no con las empresas”, resaltó.

Para terminar el ciclo de charlas, el ponente profesional Marcelo de Elias preguntó si las empresas del sector prefieren ser víctimas o protagonistas de las transformaciones que suceden en el sector de transportes y con relación a la movilidad. “Lo más importante es entender qué es lo que el cliente quiere de nosotros, sin miedo a los cambios. Abracen la innovación: sean diferentes. No acomodarnos es clave para que no nos sofoque la avalancha de innovaciones que se viene”, explicó.

Según el presidente de la Fresp, las charlas gustaron bastante entre los participantes. “El evento fue muy positivo. Las ponencias abordaron temas que nos interesan a todos de una forma ligera y agradable. En el próximo encuentro el año que viene, pretendemos realizar un evento más grande, en San Pablo, para atraer más participantes”, afirmó Tamelini.

Vea también

By