Chile comenzó a recibir 1.000 nuevos buses eléctricos

Ya comenzaron a llegar a Chile los lotes de una partida de 1.000 buses eléctricos que pasaran a operar en el transporte público en enero de 2023, duplicando la actual flota de 800 buses que circulan por la capital del país.

El desembarco del primer lote se dio en fines de agosto en el Puerto de San Antonio con 95 unidades del fabricante Fotón, que salieron desde China en julio.

Otros lotes continuarán llegando de forma paulatina hasta diciembre. Es una de las flotas más grande de buses eléctricos que sale desde ese país al mundo.

CARACTERÍSTICAS

Cada unidad cuenta con una capacidad de hasta 90 pasajeros, un sistema de accesibilidad universal y un largo de 12 metros.

Además de ser sustentables, contarán con un alto estándar de comodidad para los usuarios y usuarias e incluyen aire acondicionado, puertos USB, itinerarios electrónicos, Wifi, cámaras de seguridad, pantallas informativas y sensores para reducir accidentes de tránsito.

Replicar la experiencia de electromovilidad

El Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones señala que esta iniciativa colabora con una de las metas claves del proyecto gubernamental: acortar distancias respecto a la calidad del servicio del transporte público en diferentes zonas del Gran Santiago.

Estos nuevos mil buses que llegarán a Chile se sumarán a medio centenar de recorridos de 12 comunas, como Renca, Conchalí, Peñalolén, Puente Alto, Lo Barnechea y Vitacura.

El Ministerio asegura que durante 2023 el sistema de transporte colectivo por buses RED comenzará una transformación profunda, con la que se pretende igualar la cancha para aquellas zonas que se han visto más postergadas, donde este tipo de tecnología y comodidad para el pasajero ha tardado mucho en llegar. El entendimiento es que tales acciones aportan en construir ciudades más inclusivas.

La idea es que la experiencia de electromovilidad en Santiago se replique en regiones, no solo por la calidad de servicio, sino que porque aporta al medioambiente.

Otro punto remarcado es que muchos países consultan a gobierno chileno, pidiendo asesoría por lo que se ha implementado en Chile y el desafío es llevar a esta tecnología al resto del país.

Con la incorporación de estos nuevos buses eléctricos, el gobierno de Chile refuerza los objetivos y metas de la estrategia de electromovilidad.

El entendimiento es que hoy ya hace sentido hacer el recambio en flotas de uso intensivo, cuyos beneficios llegan a una mayor cantidad de personas en el país. Además, aporta directamente al mejor uso de la energía en el sector de transporte y al proceso de descarbonización de nuestras actividades.

El gobierno también señala que trabaja “intensamente” en hacer esta transición en el transporte menor a través del programa Mi Taxi Eléctrico, que ya cuenta con fondos regionales adicionales para llevar la electromovilidad a todo Chile.

Vea también

By