Se reanuda la construcción de la Línea 6 del metro en São Paulo

El último trimestre de 2020 marcó la reanudación de las obras de la Línea 6 – Naranja del sistema de metro de la ciudad de São Paulo, Brasil.

En la primera semana de octubre 2020, casi simultáneamente, el gobierno estatal de São Paulo y el grupo español Acciona anunciaron la reanudación de las obras en la línea futura, destacando que se realizarán inversiones de aproximadamente R$ 15 mil millones (USD 2,7 mil millones o EUR 2,25 mil millones) y que se espera que el proyecto genere 9.000 puestos de trabajo.

Cuando esté terminada, la nueva línea atenderá aproximadamente a 630 mil pasajeros en un viaje diario entre el norte y el centro de la capital.

Con una longitud de 15,3 km, la Línea 6 – Naranja conectará Brasilândia, en la parte noroeste de la ciudad, con São Joaquim, en el barrio de Liberdade, cerca del centro.

La línea cruzará varios barrios donde se encuentran algunas de las principales universidades de São Paulo, razón del nombre Línea Universidad.

El proyecto incluye 15 nuevas estaciones y prevé la integración con otras cuatro líneas, operadas por las empresas estatales Companhia do Metropolitano de São Paulo –

 Metrô y Companhia Paulista de Trens Metropolitanos – CPTM y por la concesionaria privada ViaQuatro.

Actualmente, en materia de transporte público, la conexión entre los dos polos de la Línea 6 – Naranja se realiza únicamente en autobús y con un tiempo medio de viaje de 90 minutos; con la nueva línea de metro, la conexión directa se realizará en tan solo 23 minutos.

El proyecto completo de la Línea 6-Naranja incluye las siguientes estaciones: Brasilândia, Vila Cardoso, Itaberaba, João Paulo I, Freguesia do Ó, Santa Marina, Água Branca, Pompeia, Perdizes, Cardoso de Almeida, Angélica, Pacaembu, Higienópolis-Mackenzie, 14 Bis, Bela Vista y São Joaquim.

LÍNEA UNIVERSIDAD

La construcción y operación de la Línea 6-Orange estará a cargo de la concesionaria Linha Universidade Participações S.A., de la que el grupo español Acciona es socio principal.

El grupo adquirió el derecho del consorcio Move São Paulo y será responsable de la finalización de la obra, prevista para cinco años a partir de 2020.

La concesión también incluye la adquisición de toda la flota, que se espera cuente con 22 trenes, y prevé 19 años de mantenimiento y operación. La línea generará alrededor de 1.000 puestos de trabajo en el período de operación.

Las obras estuvieron paralizadas durante cuatro años. La construcción de la Línea 6-Naranja comenzó en enero de 2015 y, el 2 de septiembre de 2016, por decisión unilateral, Move São Paulo informó el paro total de las obras civiles.

El Gobierno del Estado de São Paulo declaró la extinción del PPP y, hasta que concluyeran las negociaciones, Move São Paulo seguía siendo responsable de la conservación y preservación de la seguridad de las obras y propiedades vinculadas a la concesión.

BALANCE Y PROYECCIONES

Cuatro años de paro fue un hecho frustrante para la población de la ciudad de São Paulo, que espera la nueva línea desde la primera década de este siglo. Para demostrar que la reanudación se está haciendo con determinación, el grupo Acciona publicó, a fines de 2020, en su sitio web brasileño, un breve resumen de las acciones en las primeras semanas en las que es responsable de la Línea 6 – Naranja. La empresa califica esta obra de construcción como “el mayor proyecto de infraestructura público-privada en desarrollo en América Latina”.

Según la empresa, ya se ha realizado la selección, contratación y formación técnica y funcional de más de 200 profesionales. Se adecuó el sitio de obra VSE Tietê, donde estarán los equipos administrativos y donde parten las tuneladoras.

Se llevó a cabo la reforma del sitio de obra Guaicurus, donde se centralizarán los procesos de selección y formación de equipos, así como la rehabilitación y adecuación del sitio de obra Santa Marina.

Se realizaron servicios de limpieza y remoción de basura y escombros en todas las obras (hay que recordar que los sitios estuvieron parados por cuatro años), así como un diálogo con la Municipalidad de São Paulo para realizar la remoción de desechos en calles, aceras y terrenos alrededor. Y hubo recuperación, mantenimiento y pintura de apartaderos, además del aislamiento de las obras.

El consorcio está ejerciendo vigilancia patrimonial y seguimiento constante de las obras. Y trabaja para monitorear y respaldar desvíos de tráfico y cierres de carreteras.

Con respecto a la obra en sí, se realizaron levantamientos topográficos y estudio de las condiciones de construcción, configuraciones arquitectónicas, hidráulicas y eléctricas.

Lecturas e interpretación de instrumentos, bombeo y agotamiento de pozos y inspección y elaboración de informes de mantenimiento de los pórticos.

En cuanto a los próximos pasos, el cronograma de la Línea 6-Naranja del sistema de metro de São Paulo prevé acciones paralelas en las 15 estaciones y en 18 pozos, que tendrán un promedio de 46 metros de profundidad, siendo ya los pozos más profundos de toda la red de metro del municipio. En el primer semestre de 2021 comenzarán las excavaciones en nueve de las estaciones.

Acciona dice que el inicio de la operación de las dos tuneladoras depende de este avance altamente sincronizado, que excavará los túneles que conectan las estaciones. Mientras uno de los equipos avanzará en dirección norte, excavando 5 kilómetros en roca, el otro seguirá dirección sur, cubriendo 10 kilómetros de suelo.

Acciona destaca su experiencia

En el momento del anuncio de la reanudación de la construcción de la Línea 6 – Naranja, el director de país de Acciona Brasil, André De Angelo, comentó en el sitio web de la empresa. “Este es un proyecto que traerá un gran beneficio social a la población de São Paulo, impactando positivamente la movilidad urbana de la ciudad y generando más de 9 mil puestos de trabajo, hecho de extrema importancia para ayudar a Brasil en su recuperación después de la crisis. Desde hace 21 años, con la transformación de la estación Júlio Prestes de CPTM, hemos aportado un legado cultural a la ciudad y ahora estamos ayudando a transformar la historia de la movilidad de la ciudad”.

Al realizar la comunicación internacional de su entrada en el proyecto, Acciona destacó que cuenta con credenciales técnicas y experiencia en el desarrollo de soluciones de movilidad urbana, destacando que en los últimos años ha desarrollado 44 proyectos en siete países. En cuanto a proyectos sobre raíles, el grupo informa que ha construido 3.000 kilómetros de vía, incluidos 1.200 kilómetros de sistemas de alta velocidad.

La compañía informa que ha participado en la construcción de líneas de metro en ciudades de todo el mundo como Madrid, Barcelona, ​​Bilbao, Málaga, Sevilla, Valencia, Hong Kong, Lisboa y Dubai.

En Latinoamérica, Acciona ya participó en obras en los subterráneos de Caracas, Venezuela y Medellín, Colombia, y está trabajando en Brasil en el desarrollo de dos bloques para la ampliación de la Línea 2 del Metro de São Paulo. Además, ejecutó la Línea 3 del Metro de Santiago de Chile y está cerca de completar la construcción de la Línea 1 del Metro de Quito.

Otro aspecto que destaca la empresa es su experiencia en la construcción subterránea, con más de 600 kilómetros de túneles ejecutados. En estos momentos, Acciona está construyendo los túneles ferroviarios más grandes de los países nórdicos, en Noruega (22 kilómetros) y fue responsable de los túneles Legacy Way en Brisbane (Australia), obra que ha recibido varios premios tanto por su ejecución técnica como por sus medidas de protección ambiental.

Vea también

By