Hidrovía Amazónica: integración y seguridad

Perú planea una gran obra para el transporte fluvial en la región, pero el proyecto ha suscitado muchas controversias en los aspectos ambiental y social

MÁRCIA PINNA RASPANTI

El proyecto Hidrovía de la Amazonia de Perú es una iniciativa del gobierno peruano para promover la navegabilidad segura y permanente en la Amazonia, a través de sus cuatro ríos principales: Amazonas, Huallaga, Marañón y Ucayali. La hidrovía garantizará un canal de navegación seguro y un corredor logístico con una extensión de 2687 kilómetros.

El proyecto es estratégico, porque posibilitará la integración de la Amazonia en el eje multimodal del Norte, que une los departamentos de Piura y Loreto y permite la conexión con los países vecinos como Ecuador, Colombia y Brasil.

Según el consorcio responsable por el proyecto, Cohidro, el transporte fluvial será responsable por el aumento sustancial de la capacidad de carga a lo largo del año. Otra ventaja sería la reducción del tiempo de viaje y de pérdidas de productos perecederos, además de un menor riesgo de accidentes. Las informaciones sobre las condiciones del canal de navegación y sobre las actividades y servicios que serán realizados en la hidrovía se transmitirán por GPS.

El proyecto multimillonario, con un costo estimado de 95 millones de dólares, prevé el dragado de los cuatro mayores ríos de la región amazónica de Perú. El consorcio Cohidro es una alianza entre SinohydroCorp, una empresa de ingeniería china, y Casa, una empresa de construcción peruana, contratada para coordinar el proyecto en 2017. Cada empresa tiene 50% del consorcio.

Si recibe luz verde este año (tal como se espera) la hidrovía puede entrar en operación en 2022 e inaugurar una concesión de 20 años.

La Hidrovía Amazónica ha sido declarada proyecto de interés nacional y ha sido contemplada por el Ministerio de Transportes y Comunicación de Perú entre los 52 proyectos clave de infraestructura que deben realizarse en el país para amenizar el déficit de 110 mil millones de dólares en infraestructura, equivalente a la mitad del PBI del país.

PREOCUPACIONES

Las comunidades indígenas se preocupan con el impacto de los dragados en la ictiofauna, además de los planes de retirar los troncos de los árboles que están sumergidos en el río, conocidos como quirumas, lugar donde se reproducen los peces. Los dragados también afectan la migración de los peces y la seguridad alimentaria de toda la región de la selva amazónica, según un informe de la WildlifeConservationSociety en Perú.

Carmen Benitez, directora del Proyecto Hidrovía Amazónica de la Concesionaria Puerto Amazonas (Copam) llama la atención sobre el transporte fluvial informal, que es muy frecuente en la región, que no hay un control efectivo del gobierno. “En un primer momento, notamos la necesidad de conocer mejor el sistema, analizar quién circula por estos ríos, qué transporta y cómo lo hace. Así, surgió el proyecto del puerto Yurimaguas, que fue objeto de concesión y que ya está funcionando. Esta fue la primera etapa para la consolidación de la hidrovía”, dice.

Carmen afirma que se tomarán una serie de medidas para evitar los impactos negativos en los dragados de los ríos. “Las comunidades podrán usar los ríos de la forma que siempre lo han hecho. Otro punto importante es que se cobrará una tarifa por navegar por la hidrovía. Las empresas que actúan en la región no están acostumbradas a pagar por nada, por eso se resisten al proyecto. Pero hoy hay muchos accidentes y muchos choques que se podrían evitar con la implementación de la hidrovía”, explica.

You may also like

By