El metro de Río de Janeiro otorga el primer permiso en Brasil para el desplazamiento de un perro de soporte emocional en el sistema

El metro de Río de Janeiro otorgó en abril de 2019 el primer permiso en Brasil para el desplazamiento de un perro de soporte emocional en sus trenes.

El perro en cuestión es de la raza goldenretriever, se llama Prince of Persia y acompaña todos los días a la funcionaria pública Daniele Cristo en el metro y por las calles de Río de Janeiro.

Daniele sufre de trastorno de ansiedad y tiene temor a salir sola. Prince of Persia le hace compañía y tranquiliza a su dueña. Es diferente de un perro guía, que ayuda a las personas con discapacidad visual, o de un perro de servicio, entrenado para tirar de sillas de ruedas, detectar o responder a ataques epilépticos, por ejemplo.

De lunes a viernes, Daniele y el perro hacen el recorrido São Francisco Xavier —estación de metro ubicada en el barrio de Tijuca, Zona Norte de Río— hasta la Carioca, en el centro de la ciudad.

Daniele cuenta que en el trayecto los demás clientes del metro de Río de Janeiro son respetuosos. A veces le preguntan qué es un perro de soporte emocional, pero nunca le hacen cariño a Prince of Persia sin pedirle permiso a ella. “Yo siento que la gente se pone curiosa, porque ni siquiera sabe que un perro puede ejercer esta función. Al lado de Prince of Persia me siento tranquila, me fijo en él, me entretengo y el viaje en metro pasa más rápido”, contó la funcionaria pública en una nota divulgada por la empresa de transporte.

LA LEY EXISTE DESDE 2018

La ley del estado de Río de Janeiro (nº 7.893/2018) que autoriza a los perros de soporte emocional a circular gratuitamente por los medios de transporte se promulgó el último año. Hay varios requisitos para que los perros puedan acompañar a sus dueños. Entre ellos están el carné y la placa de identificación del animal, emitidos por un centro de entrenamiento de perros guía o por un instructor independiente; la tarjeta de vacunación actualizada; y el equipo del perro, que incluye collar, correa y arnés con asa.

La nota informa que en los Estados Unidos es común que los pasajeros de avión que tienen miedo a volar reciban permiso para viajar al lado de un animal de soporte emocional. Y no necesariamente es un perro. Puede ser un cerdo, una tortuga, un gato… siempre y cuando el animalito dé apoyo y seguridad a su dueño.

By