Sigue suspendida la licitación del transporte en autobús en São Paulo

El Tribunal de Cuentas del Municipio interrumpe temporalmente el proceso licitatorio del transporte público de la capital paulista y hace 90 observaciones sobre el pliego de condiciones presentado por la municipalidad.

Por Márcia Pinna Raspanti 

El Tribunal de Cuentas del Municipio (TCM) de São Paulo determinó la suspensión de la licitación para el servicio de transporte público de pasajeros en la ciudad de São Paulo, con apertura prevista para los días 11, 12 y 13 de junio de 2018. Según el oficio del relator, enviado a la Secretaría Municipal de Transporte, el organismo auditor del tribunal se manifestó sobre la imposibilidad de continuar con los procedimientos, en virtud de 90 observaciones, entre ellas 51 irregularidades y 20 incongruencias. El órgano también hizo 19 recomendaciones a la secretaría. El plazo para que el poder público envíe las respuestas al TCM culminaría el 16 de julio de 2018, pero fue nuevamente prorrogado.

Entre las irregularidades, la auditoría observó la falta de justificación para el plazo de 20 años con relación al menor tiempo de amortización de las inversiones, que está determinado por ley. “El plazo de 20 años de la concesión es demasiado largo para la tasa interna de retorno del 9,85%, al año. Considerando la adopción de una tasa del 9,85%, como la adoptada en el presente caso, el plazo estipulado se considera demasiado largo, teniendo en cuenta que las simulaciones del estudio de viabilidad para los plazos de 15 y 10 años no justifican la elección del mayor”. El tribunal recomienda una tasa del 6,44%. Una de las preocupaciones es el pago sobreestimado a las empresas, en lo que se refiere a los costos operativos. La ausencia de justificación adecuada en la fase de transición podría alejar a los potenciales interesados y dar como resultado problemas futuros para la ejecución contractual, según la opinión del TCM.

El presidente del SPUrbanuss (Sindicato de las Empresas de Transporte Colectivo Urbano de Pasajeros de São Paulo), Francisco Christovam, afirma que las empresas están muy interesadas en que se realice la licitación. “Estamos en vísperas de firmar el quinto y último aditivo del contrato. No es conveniente trabajar con contratos de emergencia, principalmente debido a las inversiones que las empresas deben hacer”, dice. El proceso licitatorio estuvo suspendido desde 2015. El contrato vigente fue establecido en 2003, con un plazo de diez años. Después de su vencimiento, en 2013, se hizo una renovación por cinco años más, que vencerá en julio de 2018.

De acuerdo con las bases elaboradas por la actual administración, el sistema de autobuses será distribuido en tres grupos: estructural, articulación regional y de distribución. En el ámbito estructural, las líneas estarán cubiertas por autobuses más grandes, como articulados, que recorren grandes avenidas, corredores y carriles exclusivos hasta el centro de la ciudad. La novedad de la concesión es el modelo de articulación regional, formado por líneas que harán la conexión de un barrio a otro, con vehículos de tamaño intermedio, hasta los grandes corredores. En la distribución, están las líneas que circulan dentro de los barrios y alimentan terminales, estaciones de Metro y de la CPTM, y subcentros regionales, y operan con autobuses más pequeños.

La concesión prevé la división de la operación de los autobuses en 31 lotes (contratos). El valor de los contratos es de R$ 68.100 millones (USD 17.640 millones), y el subsidio pagado por el poder público permanece igual. Se presentó una nueva forma de remuneración de las empresas de autobuses. El pago era por pasajero transportado. Las bases prevén que otros factores, como la calidad del servicio, influirán en el pago de las empresas operadoras. Las empresas podrán ser penalizadas, con descuentos en el pago, en caso de atraso en las partidas, accidentes e incluso problemas de mantenimiento.

Disputa judicial marca la concesión del transporte intermunicipal de São Paulo

El proceso de concesión de las líneas de autobuses intermunicipales (suburbanas y de carreteras) del Estado de São Paulo –el de mayor población del Brasil–realizada por la Agencia de Transporte del Estado de São Paulo (Artesp) está rodeado de indefiniciones. La licitación prevé R$ 2.600 millones (USD 673.570 millones) en inversiones en el sistema, que atiende a más de 300.000 pasajeros diariamente y abarca 645 municipios. La fecha prevista para la licitación era el 15 de marzo. Artesp informó que el Tribunal de Justicia de São Paulo (TJSP) expidió, el 14 de marzo de 2018, una preliminar para suspender la convocatoria.

Antes de la suspensión, ya se habían hecho otras representaciones de empresas que actúan en el sistema contra las bases ante la Justicia. Una de las representaciones exigía un detalle mayor de los aspectos financieros de las nuevas reglas, mientras que otra cuestionaba los perjuicios operativos causados por inversiones obligatorias ya realizadas. Algunas empresas sintieron la necesidad de que hubiera más audiencias públicas. La licitación de las líneas suburbanas y de carreteras del Estado de São Paulo se arrastra desde 2015.

By